Por Meryland Cuevas
En días recientes a través de su página de Tweeter, Samantha Love hizo una pregunta a sus seguidores en relación a su nuevo amor y la posibilidad de hacer un vídeo porno casero.  
Inmediatamente las reacciones de sus seguidores y amigos no se hicieron esperar, muchos le aconsejaban que no lo hiciera (incluyéndome), otros le decían que se lo disfrutara. Esto me trajo a la memoria las situaciones por las que han pasado muchas figuras públicas en torno a esta situación en particular de hacer vídeos pornográficos caseros que luego han caído en manos equivocadas.

Casos tan sonados como los de Pamela Anderson, Paris Hilton, JLo y Noelia, entre otras celebridades que han sufrido las consecuencias de ver expuestas públicamente imágenes de sus momentos de intimidad con sus parejas.  Seguro que cuando dejaron correr sus deseos pasionales y explorar dentro del mundo porno casero, jamás imaginaron que esos momentos quedarían plasmados no solo en la memoria de ellos, sino también del resto del mundo.
Pienso que es muy normal que las parejas deseen explorar dentro de esta práctica de grabarse mientras disfrutan de su intimidad, muchas veces son fantasías que ambos tienen en común o una de las partes y la otra accede por complacerle.  
Hacer un vídeo porno casero no tiene nada de malo siempre y cuando sea hecho entre personas adultas y con el pleno consentimiento de ambas partes involucradas,  es divertido luego sentarse juntos a mirar lo que se disfrutaron previamente.  El peligro está en lo que podría pasar luego con la relación y el uso que se le pueda dar a ese material  y no hay que ser figura pública para estar expuesta a chantajes y exposiciones desacreditantes y bochornosas.
Mi consejo para Samantha y para todos los que me leen es el siguiente: Si usted y su pareja desean hacer un vídeo de su intimidad, hágalo, mírelo, disfrútelo y luego destrúyalo.  No es necesario guardar copias ni tampoco dejarlo para la posteridad, nadie le garantiza a usted que si la relación termina (bien o mal), esa persona no vaya a utilizar ese material en su contra.  También, puede pasar que le roben el material y caiga en manos inescrupulosas.   Siempre es mejor precaver que tener que lamentar, todo se puede hacer con el debido cuidado y no dejarse llevar por el exceso de confianza.  
Así que, amig@s, si te quieres aventurar en tu propia película porno, disfrútala, pero no olvides darle DELETE!!! 
Cuéntanos ¿has tenido alguna experiencia positiva o negativa referente a este tema?

– Te invito a dejar tu comentario, compartir nuestra columna y seguirnos en Facebook y Twitter

 

Facebook Comments

Meryland Cuevas, is an Award-winning Latina Influencer, Content Creator, Brand Ambassador & Social Media Strategist. She is also a Certified Transformational & Assertiveness Coach, Public Speaker and Author. Let’s connect on Social Media, I promise you will always get good stuff from me.

“Dreams have no expiration date”

Let's stay in touch! Please like and follow me in these Social Networks. I hope you enjoy my posts and share them with your friends. Thank you
RSS
Follow by Email
Facebook
Facebook
Google+
Google+
http://otros20pesos.com/2012/04/07/video-porno-casero-lo-hago-o-no-lo-hago/
Share
YouTube
YouTube
Pinterest
Pinterest
Instagram