Foto: video-captura
Por Meryland Cuevas – otros20pesos.com


“Las Yales”, “Eres una Yal”, son  de esas frases que ya se han convertido en “trending” en las redes sociales.  Incluso la prensa le ha dado bastante foro últimamente al asunto de la Yal, entrevistando personajes y describiendo a modo gráfico las cosas que identifican a esta distinguida miembro de la sociedad Puertorriqueña.
 

Foto: www.metropr.com
 
 
 
 
A pesar del estereotipo y el estigma que recoge el personaje de las Yales, ya ha sido plasmado en un personaje llamado Francheska, quien con su “dubi”, maquillaje y uñas exageradas, poca ropa, tacones y carteras de imitación Britto, ha llegado a la masa con su estilo “calle”.  Hasta una canción  han escrito en honor a la Yal.

Pero ¿Qué opinan las jóvenes sobre la Yales?  ¿Será cierto que se identifican o lo encuentran divertido el personaje?

En días recientes me encontré en Facebook esta conversación entre dos jóvenes universitarias de la Escuela Graduada de Trabajo Social de UPR, Angelica de 25 años y Marlene de 24 y esto es lo que tienen que decir sobre la Yal.

(la conversación ha sido plasmada en su totalidad con el permiso de sus participantes)

 

Cuando Luis Raúl hacía de boricuita bestial con Junito Puppylove, nadie decía nada, nadie se quejó de que se burlaba de los cocolos. Cuando Raymond Arrieta hacía de Caco Tetilla, no vi a nadie diciendo que era denigrante a los reggaetoneros, ni que los tildaba de chanchulleros y vagos. Es más estoy casi segura que cuando Don Agrelot hacía de jíbaro o de gago no decían nada. Sin embargo, una mujer utiliza elementos hiperbólicos sobre su propio género y ya entran en histeria colectiva. Pero dejemos eso a un lado. Hablemos de las yales.

Las yales no se circunscriben a un grupo socio-economico particular. Una yal es una mujer que le gusta el reggeaton, que le gusta el “fishureo”, anda en el “jangueo” con la súper plancha y las donitas Holsum en los ojos, la que le encanta hacerse sesión de “selfies” en el baño y la que anda con el último grito de la moda en plataformas de gamuza, etc. Hay yales que cogen cupones, hay yales que trabajan y hay yales que sus padres le dan todo.

 Y así como una vez dije que todos somos cacos rehabilitados, digo que todas tenemos una yal interior. No hay que indignarse por la naturaleza cultural que enmarca nuestra realidad como mujeres puertorriqueñas. El indignarse por el personaje de Lugo, porque bajo tu criterio estigmatiza a las mujeres de un sector en particular, es perpetuar la estigmatización posicionándolas como víctimas. El indignarse me parece un acto de indulgencia personal, para expiar pecados propios.

 

Entiendo tu postura, y coincido en algunos aspectos. Sin embargo, considero que existen otros factores importantes al momento de evaluar esta situación. Cuando estos personajes eran presentados al público, no contábamos con la bendición/maldición de los medios sociales como foro para expresarnos. Por tanto, no dudo que muchas personas se hayan sentido indignadas, pero al no contar con los medios necesarios para expresarlo, no nos enteramos. Otro elemento importante, es la cuestión de género. Ahí coincido contigo, en que muchas veces, nuestras reacciones en pro de la justicia hacia sectores particulares, propician la estigmatización. Ha sido siempre un dilema que enfrento…  Aun así, me parece que debemos adentrarnos en el contexto de nuestra sociedad machista, para comprender el por qué este personaje puede afectar seriamente nuestra dinámica social. Ciertamente estas manifestaciones de arte, recogen la visión popular sobre un tema determinado, y tienen un poder incalculable en la reproducción de discursos. Yo creo que ésta es más la preocupación. Sabiendo que esa es la perspectiva generalizada de nuestra sociedad, y no estando de acuerdo con esa representación de la misma, se hace un tanto incómodo ver cómo se riega.

En lo personal, me desagrada la forma en que se presenta ese personaje. Pienso en las personas que conozco, que comparten esa mentalidad prejuiciada y discriminatoria sobre las mujeres que reciben ayudas económicas… Este personaje, lamentablemente, refuerza ese estereotipo, y no todas las personas pueden comprender que se trata de una parodia o exageración/distorsión de la realidad. Pienso, en cómo esto puede afectar a una persona que esté buscando empleo, y diga que es de residencial público o que recibe ayudas. Lamentablemente, esto sí es tomado en consideración en algunos lugares. La opresión se hace realidad en contextos como ese.

También entiendo que puede haber contradicción en alguno de los planteamientos en contra del personaje, porque si se señala a la mujer como una que tiene varias parejas… ¡Ah!, ¿pero no creemos en la libertad sexual? Mjm. Pero en nuestro contexto, es mal visto, por tanto, se sigue “dañando” la imagen de la mujer, y más pie se dá para que sea estereotipada y oprimida. Definitivamente, NO estoy de acuerdo con ese tipo de mentalidad, pero comprendo que muchas personas sí… A veces me gustaría que cambiaran radicalmente su pensar, pero eso es imposible. Ni yo hago eso. Entonces, se procede a educar, y trabajar lentamente para que las personas poco a poco, se encuentren con las múltiples realidades, y no manifiesten su pensar, a través de sus acciones represivas a otrxs.

Compañera, mil gracias por publicar tu opinión, y hacerme reflexionar. Gracias a ti, he procrastinado un trabajo muy importante. jajajaja …y sobre las yales, claro que sí. Siempre yal, y siempre… ¿caca?

 

Lol! Podemos empezar un movimiento de Pro-yalistico. Pero sí, entiendo tu punto, creo que en eso pecamos todos. Pero lo digo porque por ejemplo, recuerdo que cuando en los 90’s algo creaba malestar, la gente inundaba el cuadro telefónico de la emisora, la emisora emitía un comunicado en el periódico y se retiraba lo que fuera del espacio. Claro, con los medios que tenemos ahora es mucho más sencillo conocer de inmediato el sentir de la gente.

El discrimen por ser de aquí o de allá, pertenece a una manifestación cultural que se ha perpetuado por el discurso mismo del Estado y su política asistencialista, que más allá de equidad, promueve la segregación y el prejuicio. Es más, ni siquiera de residenciales, mi madre me cuenta historias de comentarios que le hacían y las miradas que le daban cuando decía que era de Barrio Obrero de Arecibo. Es el mismo prejuicio con la gente con tatuajes que van a buscar trabajo como profesionales. Aún mi padre dice que si son ñetas… con todo y que conoce a mi room-mate y sabe que no mata ni una mosca y que le tiene miedo a las cucarachas.

El caso de esta muchacha, creo que al ser mujer le ha caído todo, ¿por qué a Francis no le caen arriba con su personificación de Maripily o Lady Mágica? Ciertamente está ridiculizando a dos mujeres. Los medios están siendo más crudos con esta chica porque se supone que nosotras, por siglos de opresión, seamos solidarias con nuestro género. Se supone que nuestra representación en los medios sea de recato, o si es de modelo, que mostremos mucho y digamos poco. Que nuestra opinión, sin importa de cual sector venga sea mínima y no desafiante. Creo que por ahí debí empezar.

Aún no he visto a gente que se queje de Día a Día por tripiarse a Dagmar  cada vez que mete la pata y haciéndola ver como si fuera bruta.

Frenchy’s más que un detonante, es una respuesta. Esto puede ser importante para que ella tome ese personaje y lo reinvente. Quién sabe y si en vez de seguir el tripeo utiliza el personaje como una crítica al imaginario de la mujer puertorriqueña promedio. Pero para eso necesita una inteligencia en la comedia, como jugar con los medios y la tolerancia del público digna de Sacha Baron Cohen.

Interesantísimo planteamiento sobre la cuestiòn de género, nuevamente. Es que también, el tema que ella representa con su personaje, es uno en el que se engloban explícitamente diferentes situaciones sociales, que tal vez otrxs no cubren. El estigma que carga una persona que recibe ayudas, y que tiene X características, no es el mismo que decirle “bruta” a alguien. Por eso lo sensitivo. Pero igual, no me puedo poner a hablar sobre Francis, ni Día a Día, porque  no he visto eso que mencionas. Aunque tampoco estoy de acuerdo cuando se mofan de alguien por simple entretenimiento y rating.

Ver video de la nueva canción dedicada a las Yales,  “La Cancion de las Yales” por Andrew Caro
 

¿Que te parece este estereotipo de la Yal? ¿Crees que discrimina contra las mujeres que reciben ayuda del gobierno? ¿Cual es tu opinión sobre el personaje?
 

– Te invito a dejar tu comentario, compartir nuestra columna y seguirnos en Facebook y Twitter

  

  

ACERCA DE LA AUTORA:

Meryland Cuevas Meryland Cuevas es bloguera, madre, poeta, narradora, aficionada de las redes sociales y comprometida con el activismo por la justicia social y la igualdad de los seres humanos. Amante del arte en todas sus expresiones, le encanta viajar, la fotografía y la gastronomía. Posee un bachillerato en Ciencias de Administración de Empresas así como estudios Graduados en Administración y Salud Pública. Sígueme en FACEBOOK y en TWITTER
Facebook Comments

Meryland Cuevas, is an Award-winning Latina Influencer, Content Creator, Brand Ambassador & Social Media Strategist. She is also a Certified Transformational & Assertiveness Coach, Public Speaker and Author. Let’s connect on Social Media, I promise you will always get good stuff from me.

“Dreams have no expiration date”

Let's stay in touch! Please like and follow me in these Social Networks. I hope you enjoy my posts and share them with your friends. Thank you
RSS
Follow by Email
Facebook
Facebook
Google+
Google+
http://otros20pesos.com/2014/03/10/la-yal-un-nuevo-estereotipo-cultural/
Share
YouTube
YouTube
Pinterest
Pinterest
Instagram